El mundo atraviesa una situación imprevista y que causa pánico y terror en la población. El coronavirus, o COVID-19, no entiende ni de razas ni de clases sociales, solo ataca a una víctima: la vulnerable.

Protégete del coronavirus

Aunque usar el sentido común puede ser nuestra mejor carta en estas situaciones, sí que disponemos de mecanismos o productos que nos puedan ayudar a evitar una desgracia mayor por un despiste. Con esa idea te dejamos a continuación, unos artículos que recogen algunos de los productos más vendidos en plena crisis sanitaria. Puedes acceder a ellos clicando sobre la imagen o sobre el título.

Empresarios y emprendedores al pie del cañón y apuntando al coronavirus desde que la alerta sanitaria comenzó. No es para menos. A continuación tienes un artículo en el que agrupamos algunos de los productos que pueden ser de interés de cara a preparar tu negocio ante la inminente apertura:

Aunque las mascarillas tienen, a lo mejor, mayor impacto visual… ¿cuántas veces nos llevamos las manos a la cara y acabamos tocándonos los ojos o zonas cercanas? Posiblemente no seamos ni conscientes de la frecuencia con la que sucede por lo común que nos resulta. Por eso mismo, te recomendamos, encarecidamente, que le eches un vistazo al siguiente artículo:

Ahora sí, el complemento que tan acostumbrados estamos a ver en las sociedad orientales pero que, aquí, es un perfecto desconocido: las mascarillas. Hay de todos los tipos: mascarillas desechables, mascarillas reutilizables e, incluso, lavables:

Y… ¿se podrían combinar varias de las cualidades separadas en un mismo producto? Sí, se puede y se llama… ¡pantalla de protección facial!

Por último, no debemos descuidar aquello con lo que tocamos todo y, por lo tanto, más riesgo presenta a la hora de mover el virus: las manos. Aquí os dejámos un artículo en el que se recogen los guantes de latex desechables más vendidos:

¿Cómo ponerse una mascarilla?

Hemos visto infinidad de ellas pero… ¿se la están poniendo correctamente? No sirve de nada llevar una mascarilla para protegernos de los virus, si luego… nos la ponemos mal y nos la ponemos cuando, a lo mejor, nos hemos infectado nosotros mismos.

  1. ¡ANTES DE NADA! Limpiarse y desinfectarse las manos debidamente.
  2. Colocar la mascarilla sobre la palma de la mano. La parte que se coloca sobre la nariz debe estar tocando los dedos y las bandas elásticas deben caer sobre la mano.
  3. Posicionar la mascarilla bajo la barbilla y con la parte de la nariz mirando hacia arriba.
  4. La banda elástica superior, tanto si es doble como si es individual, se coloca sobe la cabeza. La inferior, si es doble, se coloca alrededor del cuello y bajo las orejas. Es importante NO CRUZAR LAS BANDAS ELÁSTICAS.
  5. Con los dedos presionando sobre la parte de la mascarilla que ha quedado encima de nuestra nariz, se deslizan hacia abajo para asegurar que se adapte a nosotros.

¿Cómo quitarse una mascarilla?

Pensamos que, una vez que ya nos hemos puesto la mascarilla, ya estamos seguros pero… no es del todo cierto. Sería una verdadera lástima que, tras haber estado toda la jornada protegidos, acabemos infectándonos con el COVID-19 por habernos quitado mal la mascarilla, ¿verdad? Aquí os dejamos unos consejos para hacerlo debidamente:

  • No tocar la parte delantera de la mascarilla con las manos y sin guantes. Esta zona podría estar contaminada.
  • Quitarse, primero, la banda elástica inferior, si es doble, pasándola por encima de la cabeza, sin tocar la mascarilla y dejando que la banda elástica superior, sea la que mantiene la mascarilla en su lugar. Acto seguido, retirar la segunda banda.
  • Una vez retirada la mascarilla, deposítela en el contenedor correspondiente PERO agarrándola, en todo momento, por las bandas elásticas.

Precauciones con las gafas de seguridad

Afortunadamente, para colocarse las gafas de seguridad… no hay que ser tan cuidadoso. Únicamente tendremos que tener cuidado a la hora de agarrarlas para no tocar la parte interior de las gafas. A la hora de retirarlas, habrá que retirarlas tocando la superficie más alejada del frente.

Si hacemos uso de los guantes recomendados correspondientes, podremos ser menos cuidadosos a la hora de manejar dichos complementos lejos de nuestra cara, pero, siempre, siendo conscientes de que los guantes pueden estar contaminados. Por esto mismo, es recomendable, tirarlos una vez se hayan retirado la mascarilla y las gafas.

Guantes de látex o de nitrilo como protección frente al transporte del virus.

El guante no cuenta con ningún compuesto «desintegra virus», tiene la misma función que nuestras manos pero… estos se pueden quitar y tirar.

Por esto mismo, tendremos que tener especial cuidado a la hora de retirarlos. Hay que tratar de ir retirándolos a la vez que se van dando vueltas sobre sí mismo. De esta forma, evitaremos que la parte que pueda estar contaminada, superficie exterior de los guantes de látex, entre en contacto con nuestra piel. Sería una verdadera lástima terminar contagiados por hacer un mal uso de ellos después de una cuidadosa jornada de trabajo.